Laponia Sueca, naturaleza de cerca

Aurora Boreal. Ted Logart

Aurora Boreal. Ted Logart

La Laponia sueca es el destino perfecto para familias, parejas y aventureros. Situada en el norte de Suecia y atravesada por el círculo polar la Laponia sueca deja ver sus encantos a través de tupidos bosques, agua por doquier, fenómenos de luces celestes y todo tipo de tradiciones y costumbres de esta mágica región.

Febrero, marzo y abril presentan una oportunidad inigualable de disfrutar del invierno conforme los días se van alargando y el cielo luce un color azul intenso. A menos de una hora de distancia en avión de Estocolmo, Skellefteå permite disfrutar de relax, aventuras “light” y experiencias genuinas y resulta un buen punto de partida para explorar tanto la bahía de Botnia como las montañas junto a Arjeplog donde además se situa el lago Hornavan el más profundo de Suecia.

La aventura comienza en el norte de Suecia, en Skellefteå donde con un simple paseo y sin dejar la ciudad podrás captar el espíritu que la impregna y descubrir sus más de 400 años de historia.

Raquetas de Nieve. Imagen, Ted Logart

Raquetas de Nieve. Imagen, Ted Logart

Decir que la naturaleza salvaje está al girar la esquina en Laponia puede parecer un tópico pero lo cierto es que a menos de 5 minutos en coche desde el centro de Skellefteå esperan actividades auténticamente silvestres. Solo es necesario calzarse las raquetas de nieve y caminar un rato hasta llegar a un lago y probar suerte pescando en el hielo o dando un paseo por las rutas que propone SWEA Event & Guide

Los amantes del motor encuentran experiencias únicas gracias a las propuestas de conducción sobre hielo que Laponie Ice Driving ofrece en el lago congelado Udjaur en Arjeplog a 70 km del círculo polar. Su flota de más de 30 vehículos adaptados para conducir en condiciones extremas y un equipo de especialistas a tu servicio harán que disfrutes al máximo de las sensaciones al volante mientras te deslizas sobre hielo.

Baño en hielo. Imagen, Lars Westerlund

Baño en hielo. Imagen, Lars Westerlund

Para los más aventureros un baño en el agua helada de la bahía de Botnia rodeado por entero de hielo es una experiencia única. Dark & Cold ofrece la posibilidad de que, de una manera segura, todo el que se atreva se sumerja en un hueco hecho en el hielo con el agua a una temperatura ligeramente por encima de 0ºC. Una vez superado el miedo inicial existe una alta probabilidad de querer repetir.

Por lo general, el alojamiento está estrechamente relacionado con la comodidad y una localización céntrica. Otras veces se trata de pernoctar en lugares singulares – una habitación única, un hotel inesperado o un servicio de alta calidad. En la Laponia sueca puedes disfrutar de hoteles como el Knutes hotell en Svansele con unas vistas espectaculares al río Skellefte que fluye a escasos 60 metros. La experiencia única rodeado de naturaleza virgen la ofrece el Iglootel de Arjeplog donde dormirás en las habitaciones de un iglú preparado para ello. También en plena naturaleza y con un toque de simplicidad se encuentra Stenmarks lantboende con vistas a un lago, muelle y barco, y donde podrás alimentar a los animales de la granja o pasear por senderos excepcionales.

Gastronómicamente hablando, una aventura por la Laponia sueca implica también un viaje tras la descubierta de nuevos sabores. La diversidad de materias primas de gran pureza invitan a los visitantes a experiencias culinarias muy variadas, magnificadas aun más si cabe por su disfrute al aire libre en plena naturaleza sueca.

Algunos de los manjares que la Laponia sueca ofrece son:

  • suovas: carne de reno salada y ahumada que conforma el famoso plato slowfood de los samis.
  • salvelino ártico: en la zona de Arvidsjaur se encuentra el lago Abborrträsk, un lugar magnífico para la pesca del röding. Preparado a la parrilla al aire libre durante una excursión es sencillamente magnífico.
  • pitepalt: plato local que consta de una especie de ñoquis a base de patata, harina de trigo y panceta de cerdo salada servido con mantequilla fundida y mermelada de arándanos rojos.
  • caviar de Kalix: conocido en sueco como Kalix löjrom, y consistente en huevas de corégono blanco de Kalix, posee una denominación de origen protegido cuya distribución llega hasta el norte de Skellefteå.
  • tunnbröd: pan delgado de harina de trigo y centeno que puede ser blando o crujiente servido generalmente con mantequilla, carne de reno o queso.
  • queso de Västerbotten: Un poco al sur de Skellefteå, en Burträsk, se halla la zona de producción del queso Västerbotten, el llamado “parmesano sueco”, con denominación de origen protegido. En el centro para visitantes Västerbottens besökscenter y su pequeño restaurante se puede comer y realizar degustaciones de platos cuya base es este particular queso.

Dos restaurantes de alto nivel gastronómico permiten vivir las majores experiencias culinarias. El restaurante Bistro Bryggargatan en Skellefteå cuya cocina se caracteriza por la calidad en clase gourmet y experiencias culinarias innovadoras y el restaurante del Clarion Collection Hotel de Arvidsjaur que propone fine dining del mejor nivel además de un bar en el cual disfrutar de una copa de vino tras un agotador día descubriendo las bellezas de Laponia.

Cómo llegar

Durante todo el año SAS vuela de Estocolmo a Skellefteå y tanto SAS como Norwegian vuelan a Umeå (130 km al sur de Skellefteå) y a Luleå (130 km al norte de Skellefteå). Todos los vuelos tienen una duración aproximada de una hora.

Desde Londres Stansted es posible llegar a Skellefteå en vuelo directo de menos de 3 horas de duración con Ryanair.

Más información

Laponia sueca

Skellefteå

Polcirkeln

Fuente: VisitSweden – Vive Laponia en tus Vacaciones